5 tendencias que están cambiando la construcción

En el año 2017, la consultora McKinsey publicó un estudio exhaustivo sobre la evolución del sector de la construcción con respecto a otros grandes sectores económicos. Este puso de manifiesto que comparativamente hablando, la construcción era uno de los sectores menos competitivo y más ineficiente de entre los más grandes del planeta. Por otro lado, el aumento de los costos de construcción y los desafíos laborales, además de las nuevas regulaciones, reducen el margen de error y desperdicio asumible.

Actualmente esta industria sigue siendo más lenta en cuanto a innovación y adopción de tendencias que otras como la del automòvil, telecos, etc. Las mismas tendencias de construcción persisten año tras año con matices ligeramente diferentes. Pero poco a poco, la nueva tecnología está empezando a cambiar las empresas y los proyectos de construcción, las cuales ayudan a quienes las adoptan a mejora la capacidad de ganar proyectos y aumentar los márgenes. Las nuevas tendencias están cambiando los roles de los profesionales de la industria y los trabajadores de primera línea. La industria está entrando poco a poco en el siglo XXI.

A medida que la industria se vuelve más competitiva y el mercado cambia, aprovechar estas tendencias de la industria de la construcción será vital para cualquier empresa de construcción. Pero, ¿cuáles son esas nuevas tendencias?¿qué tecnologías están ya cambiando el mundo de la construcción?

1 – Tecnología para mejorar la eficiencia

Hay una nueva hornada de productos tecnológicos que están siendo desarrollados desde hace ya tiempo cuya aplicación empieza a estar ya muy extendida en este sector. Hablamos de drones, de la realidad aumentada, medidores láser de alta precisión, etc. Todas ellas permiten tanto reducir el tiempo de ejecución de muchas tareas habituales como la visualización 3D, medición automatizada, simulación rápida y asequible de cambios arquitectónicos y estructurales, entrenamiento de seguridad y simulaciones de riesgos, etc.

2 – Tecnología móvil

Hoy en día, los dispositivos mòviles forman ya parte de nuestra vida diaria. En el caso de los trabajadores de la construcción (tanto los que están en la obra como los que no), su dispositivo móvil les proporciona de forma asequible muchas aplicaciones que les ayudan a mejorar y ser más eficientes en su trabajo. Las hay muy sencillas (medición, pedidos a proveedores) o más completas, que se usan para el diseño y gestión de los proyectos de construcción. Hoy por hoy, no disponer de conectividad móvil completa entre los equipos de trabajo, resta eficiencia y productividad, lo que se transforma en menos margen de beneficio y capacidad de trabajo efectivo.

3 – Software de gestión de construcción

Existen todo tipo de softwares que se adaptan al tamaño y necesidades de cada empresa. Tener un excelente software de gestión de la construcción es también un componente vital para seguir siendo competitivo, construir un negocio valioso y dominar la eficiencia operativa.

Uno de los más novedosos es el BIM o modelado de información que permite a los usuarios generar representaciones informáticas de edificios y servicios públicos. La facilidad de administrar estos modelos y compartir datos puede permitir una prefabricación superior de piezas, lo que lleva a la finalización a tiempo y precisa.

4 – Construcción modular y prefabricada

La construcción modular y prefabricada ha disfrutado de una gran expansión en los últimos años. A medida que la tecnología que soporta las unidades modulares construidas off-site mejora, podemos esperar ver mucha más actividad en este sector. Sus ventajas en cuanto a facilidad de producción y montaje, rapidez, reducción de mermas, etc. lo convierten en una opción claramente puntera a la hora de acometer un proyecto de construcción. Además,con las nuevas tecnologías estos edificios prefabricados y modulares se están construyendo cada vez más altos y robustos. 

5 – Construcción sostenible

La construcción ecológica se ha convertido en el estándar esperado por compradores de viviendas, inquilinos e inquilinos comerciales, a pesar de que muchas características sostenibles y ecológicas siguen siendo un lujo que las impide una aplicación más generalizada. Pero esto puede cambiar sustancialmente en los próximos años. Ya sea por presión dentro de la industria de la construcción, demanda de clientes finales o regulaciones, las expectativas son que las energías renovables continuarán creciendo como un porcentaje del consumo total. Ese es un mercado enorme, dado que los edificios y las fábricas siguen siendo responsables de la mayor parte del consumo de energía de un país y de de las emisiones de gases de efecto invernadero. Conceptos como economía circular de materiales (cradle to cradle) llevan el concepto de “reciclaje” a su máxima expresión.