El Covid-19 y la aceleración de la digitalización

La pandemia provocada por el El COVID-19 ha supuesto un shock a nivel planetario,  todo el mundo se cuestiona cuándo y cómo vamos a superar esta crisis. A la luz de los hechos podemos afirmar que casi nadie estaba preparado para una pandemia de estas características, en especial las grandes economías que han visto socavados sus cimientos al paralizarse casi en su totalidad la actividad económica. Lo que sí parece claro es que los cambios que provocará esta crisis no van a tener vuelta atrás.

Muchos de estos cambios, que ya estamos viendo, serán provocados por el distanciamiento social, el aislamiento como consecuencia del confinamiento y el seguimiento que las personas sufriremos para crear mapas de trazabilidad de los enfermos. En muchos casos, estos cambios, serán sin duda duraderos.

Esta nueva realidad en la que vivimos y seguramente viviremos se está ya manifestando en el mundo digital, el cual va a ser todavía más protagonista en nuestra vidas de lo que estaba siendo antes de que apareciese el virus.

Durante este período de confinamiento se han disparado el consumo de medios de comunicación digitales, el comercio electrónico, la implantación de herramientas digitales para el seguimiento de la pandemia, y sobretodo ha emergido uno de los conceptos más importantes a la hora de entender la forma de relacionarnos en el futuro como es el teletrabajo. Las redes sociales, las video llamadas, todo ello ha experimentado un aumento nunca antes visto.

Esta crisis sanitaria, está acelerando nuestra dependencia de los dispositivos y de las grandes empresas proveedoras de tecnología digital de una manera exponencialmente rápida. Podríamos decir que un virus desconocido proveniente de un animal está precipitando la digitalización del mundo

Todo ello, no sólo está acelerándose en aquellas áreas de la sociedad y de la economía que ya habían emprendido la senda de la digitalización, hay sectores que están empezando a digitalizarse y gracias a ello están sobreviviendo. Así pues, durante el confinamiento, los niños se están acostumbrando a recibir información y a interactuar con sus compañeros de clase a través del mòvil, tablet o del ordenador, los abuelos se están descargando Skype, Hangouts o FaceTime para hacer videollamadas con sus familiares y los organismos sanitarios nos están monitorizando a través del móvil la temperatura o geolocalización de los afectados por el virus.   

Por último, los sectores más afectados como pueden ser empresas de entretenimiento, turismo, moda o cultura están ya haciendo planes para modificar sus modus operandi a través de la digitalización y poder así sobrevivir.

El mundo digital que veíamos en las películas de ciencia ficción podría estar más cerca de lo que nos imaginábamos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *