Cinco razones por las que debo incorporar la tecnología digital en mi negocio

Nº1 – No quedar atrás. 

La digitalización es un proceso imparable y global que ya está en nuestras vidas y ha venido para quedarse. Cuando aparecen grandes cambios en un mercado, primero, son las grandes corporaciones que conociendo sus beneficios quieren ser los primeros en apuntarse. Luego, poco a poco, aquellas empresas con menos recursos, información o influencia en el mercado serán forzadas a adaptarse (o desaparecer). Hoy en día, por ejemplo tenemos el teléfono integrado en el día a día de nuestros negocios, usándolo para algo más que para hacer llamadas y las páginas web son imprescindibles no sólo para dar visibilidad a un negocio sino para interactuar con nuestros clientes.

Nº2 – Ser más eficiente. 

Al final, digitalizar un negocio no es más que incorporar una tecnología para hacerlo mejor y ser más eficientes. Google maps es una aplicación digital que por sus prestaciones ha eliminado el uso de los mapas físicos de papel. ¿Cuánta gente usa hoy en día un mapa físico? Creo que muy poca, ¿por qué?, pues porque usando un sistema digital viajamos (casi siempre) más rápido, con infinitamente más información y más actualizada del lugar al que nos dirigimos.

Nº3 – Ofrecer lo mejor a nuestros clientes.  

En un mercado tan competitivo como el actual, conseguir clientes no es fácil, en cambio perderlos, sí lo es. Las empresas que perduran, entre otras cosas, son aquellas que saben adaptarse a los nuevos tiempos, a los cambios. Evolucionan para seguir ofreciendo mejores productos y servicios. La digitalización ofrece la posibilidad de ofrecer un enorme abanico de nuevos servicios, o prestar los mismos pero de forma más eficiente. Pensemos en cómo podemos hoy hacer muchas de nuestras compras en online. De la manera en la que hoy consumimos música en vez de ir a la tienda y tener que comprar un disco físico que poníamos en un reproductor o de cómo podemos ver digitalmente un piso antes de comprarlo, haciendo cuántos cambios queramos en función de nuestros gustos.

Nº4 – Ampliar tus canales de venta. 

La digitalización ha abierto nuevos canales de venta, nuevas formas de conectar tanto con clientes potenciales a los que antes no podíamos acceder como a clientes que ya no usan los canales tradicionales para hacer sus compras. En algunos sectores, por sus características intrínsecas, incluso han desaparecido los canales tradicionales. Facebook, Instagram, Linkedin, Whatsapp, las redes sociales se han convertido en un canal importantísimo de ventas. Todos estos canales, hace 15 años eran la mayor parte anecdóticos, hoy forman parte de la mayoría de las empresas sin importar su tamaño ni al sector en el que operan.

Nº5 – Conéctate al nuevo mundo. 

Cuando un negocio incorpora la digitalización en su día a día, no sólo mejora su rendimiento con sus clientes sino que le conecta al mundo digital, le habilita para transformar su negocio aprovechando las ventajas que en su caso concreto pueda ofrecerle la digitalización. Ello supone abrirse a nuevos servicios, oportunidades, avances, etc. a los que antes no tenía acceso. 

Lo que muchas veces no nos damos cuenta, es que de una forma pasiva ya estamos todos transformándonos digitalmente cuando los bancos nos “obligan” a usar sus apps, cuando compramos coches que incorporan un navegador o cuando compramos libros “online”. 

Así pues, ¿por qué no actuar con proactividad, adaptarnos progresivamente y aprovechar todas las ventajas en vez de esperar que las circunstancias nos obliguen sin tener entonces ningún margen de maniobra?